Función metalingüística

Función metalingüística

La función metalingüística hace referencia al empleo del lenguaje para explicarse a sí mismo; para dilucidar el código de la lengua.

Integra la clasificación realizada por el lingüista Roman Jackobson junto a la función apelativa, la función referencial, la función fática, la función poética y la función expresiva o emotiva.

Es una función del lenguaje que se utiliza generalmente -a nivel oral y escrito-, cuando se intenta exponer el código de la lengua, su forma y funcionamiento.

Dado que manifiesta la reflexión sobre los componentes propios del lenguaje, posibilita dilucidar incertidumbres en el uso de la lengua, entender las acepciones de las palabras, sus funciones y hallar formas para enunciar acertadamente los mensajes.

Todas las manifestaciones que determinan las normas, criterios y estipulaciones para el uso correcto del lenguaje oral o escrito, son discursos con función metalingüística.

Ejemplos de la función metalinguistica

Así, se emplea recurrentemente en la gramática para determinar reglas gramaticales. Por ejemplo:

  • “Los adjetivos numerales son aquellos que señalan la cantidad precisa de un sustantivo”;
  • “Se escriben con C las palabras terminadas en ción, afines a to, tor, dar”
  • En la función metalingüística, se emplean las comillas para diferenciar aquellas palabras de las que se está diciendo en relación con el enunciado. Por ejemplo, ¿Qué significa “fonoaudiología”?

En resumen, la función metalingüística es el lenguaje que usamos para describir y reflexionar sobre la propia lengua.