Necesidades de Reconocimiento según Maslow

Necesidades de Reconocimiento según Maslow

Estudios científicos realizados por expertos en psicología han determinado las necesidades de las personas, construyendo una jerarquía de las mismas desde las más básicas a las más elevadas.

Entre estos estudios se ha efectuado uno llamado Pirámide de Maslow que es el modelo psicológico más reconocido y valorado en cuanto a la psicología de las necesidades y las motivaciones personales.

Esta graduación de necesidades, fue expuesta durante el siglo veinte y determina una sucesión de requerimientos que deben recibir respuesta iniciando en las necesidades fisiológicas y avanzando hasta las de autorrealización. Uno de los niveles intermedios es el que corresponde a la autoestima y la necesidad de reconocimiento.

Esta perspectiva pertenece a la Psicología Humanista, que enfatiza en los aspectos privados, subjetivos y emocionales, considerando la experiencia humana y la consciencia. Desde esta corriente se buscaba potenciar las capacidades del ser humano, en vez de intervenir sobre problemas de salud mental u otras alteraciones. Para potenciar esas capacidades se consideraba importante conocer la delimitación de los objetivos y metas que deben descubrir las personas para crecer personalmente.

Así, la jerarquía de las necesidades de la pirámide Maslow, determina áreas del bienestar psicológico y físico a que deben ser cubiertas -necesidades fisiológicas, de seguridad, de afiliación, de estima o reconocimiento y de autorrealización.

Las necesidades de estima están relacionadas con el respeto de los demás y de uno mismo, el estatus social, la confianza de los otros, entre otras.

Estas necesidades son cubiertas en la relación que se entabla con otros, sean familiares, amigos compañeros de trabajo, y repercuten en uno de los constructos psicológicos más importantes, la autoestima; ya que ésta es la evaluación y percepción que el individuo hace de sí mismo sobre sus habilidades, capacidades y competencias.

Necesidades de reconocimiento: componentes

Aun cuando cada persona experimenta como una totalidad las relaciones interpersonales; desde una mirada psicológica se puede determinar conceptualmente qué clases de interacciones y de capital social constituyen a un individuo.

Este paradigma marca como componentes de las necesidades de reconocimiento:

  • Respeto de los demás y autoestima. Las personas deben convivir con otros en grupos sociales amplios y esto genera que la imagen que cada uno tiene de sí mismo esté constituida mayoritariamente por la forma en la que percibe que lo ven esos otros. Este es el motivo por el cual la autoestima surge a partir de la interacción con los otros y provoca un impacto directo en la calidad de vida del sujeto y su capacidad para exponerse a interacciones sociales.
  • Capital social. Las actitudes favorables de los otros hacia uno facilitan su colaboración y la realización de proyectos conjuntos. Este es el capital social que se construye en las relaciones sociales y que mejora la calidad de vida de uno mismo.
  • Mayor capacidad de ayudar a otros. Si las necesidades de estima y reconocimiento están cubiertas, se genera una actitud de confianza que permite brindar y recibir ayuda.

Las necesidades de reconocimiento son esenciales en los niños y adolescentes, porque forman su personalidad y favorecen la construcción de competencias; pero además les permiten sentirse queridos y aceptados.

También son importantes en los adultos en las relaciones laborales, porque favorecen el logro de objetivos y metas y promueven la tarea colaborativa y el hacer responsable.