Energía solar

Energía solar

¿Qué es la energía solar?

La energía originaria del sol ha sido usada en beneficio de las personas desde el inicio de la vida humana.

Es una de las fuentes de energía renovable. Tal como lo manifiesta su nombre se obtiene de la radiación solar que ingresa a la tierra, ya sea como luz, calor o rayos ultravioleta.

Esta energía es empleada para generar calor y electricidad usufructuándola de diversas maneras. Las formas en la que se acumula y aprovecha origina los distintos tipos de energía solar.

Puede emplearse mediante la conversión térmica, que radica en convertir la energía solar en energía térmica y la conversión fotovoltaica, utilizando paneles solares para recolectar la energía luminosa y convertirla en eléctrica.

Tipos de energía solar ¿Cómo se obtiene?

Así, podemos describir tres tipos de energía solar:

  • Convierte los rayos del sol en electricidad a partir del uso de paneles especiales. Se produce específicamente cuando la luz solar incide en los paneles solares que la convierten en electricidad apta para el uso en viviendas.
  • Fototérmica. También llamada termosolar Utiliza el calor por medio de colectores solares para calentar el agua que es consumida domésticamente; por ejemplo, en la cocina, la calefacción y el uso sanitario. La energía termosolar de concentración aplica espejos para reunir la luz solar sobre un espacio determinado y reducido. Así, la luz solar centralizada se transforma en calor y genera la electricidad.
  • Termoeléctrica. De manera indirecta transmuta el calor en energía eléctrica.

También hay que considerar que existen otras formas de emplear la energía solar.

  • Híbrida. Unifica dos fuentes de energía para originar electricidad. Por ejemplo, se entrecruzan la energía solar fotovoltaica con combustibles fósiles.
  • Eólica solar. Utiliza el aire templado por el Sol para producir electricidad.

La energía solar también puede clasificarse en pasiva y activa.

  • Se denomina activa cuando recurre a los paneles fotovoltaicos y los colectores solares térmicos para recogerla.
  • En la pasiva se emplea básicamente arquitectura bioclimática, que es diseñada especialmente para absorber la energía solar y aprovecharla.

Beneficios:

Se considera que la energía solar es limpia y renovable, dado que su fuente, el Sol, es un recurso ilimitado.

Las investigaciones evidencian que su uso en mayor escala para generar calor y electricidad podría disminuir la dependencia que tiene la sociedad de los combustibles fósiles -que son sumamente contaminantes- favoreciendo el desarrollo sustentable y atenuando el impacto ambiental.

¿Cómo funciona la energía solar?

¿Cómo funciona la energía solar?

La energía solar es empleada para diversas propuestas. Entre ellas se destacan:

  • Instalaciones con placas fotovoltaicas para producir energía eléctrica en viviendas, escuelas y refugios de montaña.
  • Centrales fotovoltaicas. Se arman grandes extensiones de placas fotovoltaicas con el propósito de fabricar electricidad para el suministro de la red eléctrica.
  • Convierte la irradiación del sol en electricidad para activar un motor eléctrico.
  • Poseen un sistema que concentra la radiación solar en determinado punto para acrecentar la temperatura y lograr cocinar.
  • Sistemas de calefacción. A partir de la energía solar térmica se calienta un líquido que es utilizado en un circuito de calefacción.
  • Climatización de piscinas.

Ventajas y desventajas de la energía solar

Desventajas.

  • Alto costo de inversión por kilovatio
  • El beneficio energético que se obtiene está subordinado al horario solar, al clima y a las estaciones.
  • La producción de paneles fotovoltaicos requiere de excesiva cantidad de energía generada por fuentes de energía no renovable.

Ventajas.

  • Es una fuente de energía renovable, inagotable.
  • No es contaminante. No forma gases de efecto invernadero.

La energía solar puede explotarse de manera apropiada a través de diferentes tecnologías y para diferentes propósitos, incluso en las versiones tecnológicas que no incluyen almacenamiento energético.

En la actualidad es cada vez más recurrente su empleo como reemplazo de los combustibles fósiles no renovables para la creación de energía; especialmente en lugares dónde no llega la energía eléctrica.