Texto argumentativo

Texto argumentativo

El principal objetivo del texto argumentativo es sustentar la teoría expuesta por el autor, utilizando una exposición coherente y racional de justificaciones o conocimientos para convencer al lector sobre una mirada especifica.

El texto argumentativo expone una serie de razonamientos con el objetivo de definir o probar una cosa. Por lo tanto, es un texto que se combina con el texto expositivo. Así, además de la función apelativa desplegada en el desarrollo de los argumentos, contiene la función demostrativa, en la parte en la que se presenta la tesis.

La argumentación aparece en las prácticas de lenguaje oral y escrito. Surge frecuentemente en el diálogo cotidiano y es la estructura que sostiene los debates, coloquios o mesas redondas.

Por otro lado, la encontramos en el ensayo literario, en los textos filosóficos, científicos, en la oratoria política y en la judicial, en algunos escritos periodísticos de opinión y en algunos mensajes publicitarios.

Estructura del texto argumentativo

El texto argumentativo está formado por tres partes fundamentales.

  • La tesis inicial, donde se deben registrar las consideraciones principales del concepto que se pretende defender.
  • El desarrollo argumental, donde se deben presentar los argumentos y demostraciones que permiten justificar la noción esencial.
  • Una conclusión o sinopsis que cierra el texto argumentativo, afianzando lo establecido en el inicio.

Como construir un texto argumentativo

Lo primero que hay que hacer es establecer la defensa de una tesis. Para esto se construye la base, que es la explicación o argumento que responde a la pregunta ¿por qué? La base se plantea inmediatamente después de la tesis.

Posteriormente hay que considerar que la tesis y la base están relacionadas por la garantía. La garantía es un dato o información que asegura y sostiene ese vínculo.

El tercer dato que hay que tener en cuenta es que la garantía se basa en un respaldo. El respaldo es un precepto, norma o dato documentado que se considera aceptable por todos.

Para culminar el texto hay que registrar un resumen que concluya la idea inicial.

Existen diversos tipos de argumentos en relación con la lógica planteada.

  • Razonamiento por la analogía. Se instaura una similitud entre dos nociones, seres u objetos diferentes. Así, se concluye que lo que es válido para uno, lo es para el otro. Es una manera de aclaración que se cimienta en la correlación de semejanza entre dos casos.
  • Razonamiento por signos o sintomático. Se esgrimen síntomas o señas para determinar la presencia de un caso o acontecimiento.
  • Razonamiento por generalización. Desde varios casos semejantes o iguales, se origina una tesis común, que se aplica a una nueva cuestión del mismo tipo.
  • Razonamiento por causa. Se decreta un vínculo causal entre dos sucesos que cimentan la tesis.
  • Argumentos emotivos-afectivos. Apela a los sentimientos del público, con el propósito de conmover y generar una repercusión de adhesión o repudio.
  • Criterio de autoridad. Se utiliza la aseveración de expertos en el tema para sostener la tesis. Se basa en el respeto social o intelectual que posee esa persona.
  • Si se utiliza este recurso, puede hacerse de manera directa; cuando la persona aludida planteó directamente ese tema o de manera indirecta, cuando la opinión del experto no equivale puntualmente al argumento exhibido, pero apuntala el problema que se plantea.
  • Argumentos por lo concreto. Se usan ejemplos cotidianos y familiares al auditorio apelando a que le afectará directamente.
  • Confianza del emisor. Se recurre a la confianza y credibilidad que origina quien argumenta.
  • Argumento-eslogan. Se reitera asiduamente una frase que abrevia un tema o estimula a confiar en lo que se dice. Generalmente se usa para adquirir un producto o servicio.
  • Fetichismo de masas. El argumento se sostiene en la concepción de que la mayoría adopta lo acertado.
  • Cita de autoridad. Se usa como recurso la cita textual de una persona que se considera entendido o virtuoso en la temática que trata el texto. Esta cita se ubica siempre entre comillas.
  • Cita textual a la hipótesis. En este caso se utiliza una cita textual cuyas palabras se refutan o contra argumentan en el desarrollo del texto argumentativo.
  • Ejemplificación. Se emplea un caso o asunto especifico que explica o ilustra lo que se pretende exponer. Así, se utilizan casos específicos como anécdotas, metáforas, cuentos, citas literarias, con el objetivo de obtener una regla general.
  • Generalización. Se argumenta utilizando como recurso la globalización de una característica específica.
  • Reformulación. Se demuestra usando otras palabras para explicar la idea.

Como conclusión podemos afirmar que el texto argumentativo requiere del texto expositivo para ser exitoso. Esto es así porque no es factible preservar una idea o conceptualización, sin haber expuesto previamente la misma.